Astrología

ECLIPSE PARCIAL DE LUNA, 16 DE JULIO

El próximo martes, 16 de julio tendremos un Eclipse parcial de luna llena en el signo de Capricornio. Los eclipses se producen siempre próximos a los nodos lunares o nodos de evolución. Los eclipses de sol se dan con las lunas nuevas (momento en el que el sol-símbolo de nuestro consciente-, y la luna -símbolo de nuestro inconsciente-, se encuentran) y los eclipses de luna se dan con las lunas llenas (momento en el que el Sol y la Luna están en su máxima separación-180º).

Las lunas llenas simbolizan momentos de climax emocional, de resultados. Nuestro inconsciente se ilumina para que podamos ver con claridad. La luna llena del próximo martes se da en Capricornio, actual Nodo Sur, siendo el regente de esta lunación Saturno, que, junto a Plutón, se encuentran también en Capricornio.

Capricornio es un signo de tierra cardinal que representa el proceso a través del cual damos estructura y forma, ponemos límites, asumimos responsabilidad, y nos comprometemos a trabajar para dar manifestación a nuestros sueños. Capricornio es serio y trabajador, es la autoridad y quien nos recuerda que lo que sembramos es lo que, más adelante, recogeremos. Capricornio representa el contacto con el exterior y, de alguna manera, necesita de validación social. Para que Cáncer, su opuesto complementario, pueda dar rienda suelta a las aguas del sentir, a la vulnerabilidad y a la conexión con las necesidades más íntimas, necesita de la estructura que le proporciona Capricornio.

Esta luna llena es la culminación de un ciclo que comenzamos en el mes de enero con el eclipse de sol y la luna nueva en Capricornio. Durante estos 6 meses, hemos trabajado asuntos capricornianos vinculados con nuestra capacidad para poner límites y para regular nuestra energía, para saber dónde está esa línea, muchas veces invisible, que no podemos ni debemos traspasar. La necesidad apremiante de asumir la responsabilidad de nuestras vidas y de nuestras necesidades y la invitación a comprometernos con lo que soñamos, también han sido y son asuntos que debemos trabajar.

Hemos visto como autoridades externas a nosotros nos han “obligado”, a través de experiencias, no siempre fáciles, a encontrarnos con nuestra propia autoridad, con nuestro propio regulador interno. El nodo sur en Capricornio nos lleva a transformar y también a dar muerte a la energía más baja de este proceso, a esa tendencia a cargar con responsabilidades que no nos corresponden, a sostener viejas y caducas estructuras que, únicamente, responden al miedo a ser los constructores de nuestra propia vida. La rigidez, el “tener que”, el “deber ser”, el responder a expectativas externas, a lo que se espera de nosotros, el sostenimiento de estructuras no vinculadas con nuestras necesidades internas ya no nos sirven. No podemos escondernos detrás de esos “deberes”. No podemos renunciar a nuestras necesidades en beneficio de necesidades que nos son ajenas. No podemos entregar nuestras decisiones a autoridades externas. Es el momento de asumirnos, de reconocer el amor que se esconde detrás de un “no” y de comprender que nuestra responsabilidad es hacia dentro, no hacia fuera. Se trata de aprender a tomar decisiones que nos empoderen, que sean el resultado del amor y del respeto hacia nosotros mismos y hacia lo que sentimos.

El nodo norte nos pide que seamos nuestra propia madre. El nodo sur nos pide que seamos nuestro propio padre, que aprendamos a regularnos y a ser responsables de nuestras necesidades y para eso, debemos reconocer que nuestra gran responsabilidad es la de hacernos cargo de nuestras vidas.

Feliz Luna llena.

Almudena Migueláñez.

Photo by Jake Hills

Photo by Jake Hills

ECLIPSE TOTAL DE SOL, 2 DE JULIO

El pasado 21 de junio, el Sol entró en el signo de Cáncer, momento en el que celebramos el Solsticio y damos comienzo, en el Hemisferio Norte, al verano. El Solsticio es un momento de gran iluminación, de apertura del Tribunal Kármico y que simboliza el inicio de un nuevo ciclo, una nueva fase de tres meses en la que vamos a trabajar los procesos representados por Cáncer, Leo y Virgo, antes de dar comienzo al Equinoccio de otoño con la entrada del Sol en Libra.

En nuestro Hemisferio, el Solsticio representa el día más largo del año, el momento de mayor luz, brillo y expansión, y es a partir de ahí cuando, poco a poco, vamos perdiendo luz y ganando oscuridad. Los ciclos constantes por los que transitamos son una oportunidad para elevarnos y superarnos en cada etapa, para darnos cuenta de cómo hemos ido evolucionando con cada proceso y experiencia y para revisar los cambios ya manifestados y los que necesitamos iniciar.

Cáncer es un signo de agua que da comienzo, que inicia una nueva etapa, un nuevo ciclo. Cáncer no es una energía que busca mantenerse quieta sino que impulsa, se mueve hacia delante en busca de su sueño más intimo, y lo hace dando atención al sentimiento, a la vulnerabilidad, a la intuición, a lo familiar, a las necesidades internas. Cáncer es la madre, el ser, el sentir, nuestra mamá interna, el vínculo, la herencia, la familia, el alimento, la nutrición. Cáncer despierta en nosotros nuestra capacidad para nutrirnos y para nutrir, para escuchar lo que sentimos y para descubrir el verdadero sentido de lo familiar. Cáncer nos pide que atendamos nuestra vulnerabilidad, que no tengamos miedo a recibir, que abramos nuestro corazón y que sintamos la suficiente seguridad interna como para alejarnos del miedo a abrir espacio dentro de nosotros. Cáncer en su polaridad más baja nos lleva al victimismo, a no querer cambiar, y nos arrastra por la corriente del miedo y de la inseguridad.

El próximo día 2 de julio, tendremos un Eclipse total de Sol en el grado 10 del signo de Cáncer. Los eclipses de sol se dan con las lunas nuevas (momento en el que el Sol- símbolo de nuestro consciente-, y la Luna-símbolo de nuestro inconsciente), y siempre próximos a los nodos de evolución o nodos del karma. Como sabes, actualmente el Nodo Sur (lo que nos drena, lo que ya no sirve y hay que eliminar) está en el signo de Capricornio y, por tanto, el Nodo Norte (hacia donde evolucionamos) está en su signo opuesto complementario, Cáncer.

Nuestro sol interno va a ser eclipsado y esto para que podamos alinearnos con nuestro camino de evolución, para que podamos eclipsar todo aquello que nos impide conectar con la poderosa energía que esconde el signo de Cáncer, proceso hacia el que todos nos dirigimos y por el que evolucionamos.

Este Eclipse nos pide que asumamos la responsabilidad de ser quienes necesitamos ser, de escuchar y atender a nuestro niño interno, de cuidarle y nutrirle, de vivir una vida externa que sea el resultado de la conexión con nuestra vida interna y con nuestros sentimientos. La energía del momento nos lleva a crear una nueva estructura interna, más sólida y centrada en nuestra vulnerabilidad y en lo que sentimos, que sea respuesta y resultado de lo que necesitamos. Se nos pide que trabajemos nuestros limites, que regulemos nuestra vida y que dirijamos nuestra autoridad interna para que lo que manifestemos en el exterior sea un espejo de nuestras necesidades internas.

Este Eclipse nos muestra la importancia de despertar a nuestra madre y a nuestro padre interno y de asumir responsabilidades, de dejar de ser víctimas y reconocer que de nosotros depende tener la vida que queremos tener. Es hora ya de sanar nuestra tendencia a resguardarnos y a protegernos de los cambios, de lo que está por venir, de lo nuevo. Ahora se nos demanda apertura, debemos crear espacio dentro de nosotros y para eso necesitamos tener la seguridad de que en nuestro interior hemos construido un hogar donde podemos habitar, un hogar donde hay alimento, donde hay escucha activa, donde no hay conflicto con lo que sentimos, donde existe la certeza de que ya no es necesario acudir a la rigidez ni a la defensa.

Debemos crear un nuevo vínculo con nosotros mismos, un vínculo maternal, de amor incondicional que nos de la seguridad interna que necesitamos para poder así abrir nuestro corazón y recibir la vida y todo lo que está por llegar.

¿Escuchas tus necesidades? ¿Asumes la responsabilidad de dirigir tu vida o son autoridades externas las que lo hacen? ¿Hay hogar en tu interior? ¿Vas en busca de tus sueños? ¿Son tus sentimientos y el contacto con tu vulnerabilidad lo que guía tu vida?

Si sabes algo de Astrología, observa dónde va a darse el Eclipse en tu carta y así dispondrás de información más detallada sobre cómo te afecta este evento.

Feliz Eclipse y feliz vida,

Almudena Migueláñez.

Photo by Daniele Fantin

Photo by Daniele Fantin

LUNA NUEVA EN ARIES: EL INICIO del INICIO

El pasado 5 de abril, a las 10.50 hrs. (hora española) tuvimos la primera Luna Nueva del Año Astrológico, que comenzó con la entrada del Sol en el Signo de Aries y con el inicio, en el Hemisferio Norte, de la Primavera.

Las lunas nuevas (momento en el que el Sol y la Luna se unen) simbolizan el inicio de un ciclo emocional de seis meses. Aries (fuego, cardinal) es el primer impulso, el empuje que nos lleva a accionar como individuos. Aries representa la cualidad del inicio, del reconocimiento del yo. Si ponemos en común las características del proceso simbolizado por el Signo de Aries y lo que representa la Luna Nueva, no cabe duda de que nos encontramos ante un nuevo comienzo, ante el inicio del inicio.

Marte gobierna Aries, por tanto, el Dios de la Guerra es el regente de esta Lunación. Marte entró hace unos días en el Signo de Géminis (aire, mutable), lo que nos permite perfilar este gran inicio desde una nueva forma de pensar, más abierta y más flexible. Géminis simboliza el pensamiento, la palabra, la comunicación, la apertura a distintas posibilidades, la flexibilidad mental. Tenemos energía disponible para abrirnos a un nuevo comienzo, sí, pero debemos preguntarnos si estamos dispuestos a hacerlo distinto, a cambiar y a creer en que hay más opciones, nuevas posibilidades por descubrir que, de alguna manera, nos conducen a un nuevo yo, a una nueva y regenerada individualidad. Soltar las creencias que nos limitan y que nos impiden reconocernos como individuos, y activar nuevas formas de pensar es lo que nos proporciona el impulso y el coraje para ser todo lo que podemos ser.

Con Plutón, Saturno y el Nodo Sur en Capricornio en cuadratura a esta Luna se nos presenta el desafío de abandonar viejas estructuras que nos limitan, antiguos deberes y “deberías”, cargas sociales y familiares que hemos aceptado y que nos impiden avanzar en nuestro camino hacia el reconocimiento y sanación de nuestro yo. Son esos viejos patrones los que ahora pelean por mantener su poder, nos provocan y nos llevan a cuestionar si podemos ser lo que necesitamos ser o si, por el contrario, debemos ser lo que se espera que seamos. Nos retan a enfrentar los miedos y las heridas, todavía abiertas, de la individualidad.

Esta tensión entre el deseo de afirmarnos, de hacerlo distinto y de abrirnos a un nuevo nacimiento, y la carga asumida del deber ser, nos invita a preguntarnos dónde hemos depositado nuestro poder y también nuestra responsabilidad. ¿Somos responsables de nosotros mismos? ¿Confiamos en que merecemos ser lo que somos? ¿Sabemos construir los límites de nuestra individualidad?

Debemos afrontar el desafío de responsabilizarnos de nuestras necesidades individuales, confiando siempre en que podemos lograrlo, dejando ir las viejas estructuras y patrones que, de alguna forma, nos impiden ser lo que somos. Debemos reconocer el impulso ariano en nosotros, el deseo y el reconocimiento de nuestra individualidad. Sin ese trabajo de reconocimiento, sin ese renacimiento individual, ¿podremos vincularnos con el otro?

Hagámoslo distinto, comencemos una nueva vida en la que podamos ser todo lo que somos, creando con consciencia y con reconocimiento de nuestros deseos y necesidades.

Feliz Luna Nueva,

Almudena Migueláñez.

Photo by Jim Strasma

Photo by Jim Strasma

EQUINOCCIO de PRIMAVERA

El pasado miércoles 20 de marzo, con la entrada del Sol en el Signo de Aries, comenzamos un Nuevo Año astrológico. Momento de renacimiento y de nuevos inicios. 

Para que ese renacer suponga, de verdad, un nuevo comienzo, hemos tenido que pasar por un periodo previo de muerte, de revisión y transformación de nuestra oscuridad. Para nacer, hemos tenido que morir.

Horas después del momento del Equinoccio de Primavera (en el Hemisferio Norte, y de otoño en el Hemisferio Sur) tuvimos una Superluna llena en el Signo de Libra (Libra es el signo opuesto complementario de Aries y tiene que ver con el otro, con cualquier tipo vínculo. Libra simboliza la "relación con" y busca el equilibrio entre el yo y el tú). Esta luna llena y la conjunción del Sol con Quirón, que representa nuestra herida, nuestro sanador interno, le da un poder especial a este momento. 

Vamos a trabajar las heridas vinculadas con nuestra capacidad de afirmación, con nuestra capacidad de ser individuos autónomos que pueden satisfacer sus propias necesidades. Capaces de iniciar y de reconocernos como individuos. Para ello, podemos fijarnos en el otro, y en los vínculos que hemos ido estableciendo. En cómo son esos vínculos, si parten de la necesidad y del apego, de la falta, o parten de la elección.

¿Qué es lo que reclamo del otro, de mi pareja, de mi socio, de amiga, de mi madre? ¿Qué es lo que espero que el otro me de? ¿Cómo puedo darme a mi mismo todo eso que ando buscando fuera y que proyecto en el otro? ¿Desde dónde me vinculo? ¿lo hago desde la escasez y la carencia o desde la elección y la plenitud?

Es momento de sanar nuestros vínculos, y para ello, debemos sanar y conectar con nuestra individualidad y con nuestra capacidad de accionar y de ser lo que somos.

Este nuevo Año que iniciamos con el Equinoccio nos invita a conectar con la confianza y la fe, a asumir la responsabilidad de ser lo que necesitamos ser y nos proporciona capacidad para materializar y dar forma a nuestros sueños. También es un tiempo para abrirnos a nuevas formas de entender el valor propio, a nuevas maneras de relacionarnos con lo material.

Feliz Año Nuevo y feliz Equinoccio.
Almudena Migueláñez. 

Photo by Yuiizaa september

yuiizaa-september-793345-unsplash.jpg